Trastornos ATM

Los trastornos temporomandibulares (TTM), también llamados trastornos cráneo-mandibulares (TCM), son un grupo de patologías que afectan a los músculos masticatorios, articulaciones temporomandibulares (ATM) y/o estructuras relacionadas.

Los TTM se manifiestan habitualmente por uno o más de los siguientes signos y síntomas: dolor, inflamación, hipersensibilidad e hipertrofia en la musculatura masticatoria, hipersensibilidad en la articulación, ruidos articulares durante la función mandibular, hipermovilidad o limitación del movimiento, apriete y/o rechinamiento dentario, facetas de desgaste en los dientes sin o con hipersensibilidad pulpar. La sintomatología puede ser unilateral o bilateral. Se puede manifestar  también en regiones más alejadas originando síntomas como tinnitus y acúfenos, dolor de ojos, de oído, facial, de hombro, de cuello y/o espalda y cefaleas.

La ATM está situada en el punto de unión entre los maxilares superior e inferior, y forma parte de un sistema estructural que incluye los dientes. Debido a que esta articulación funciona conjuntamente con los dientes, los problemas dentales o de la mordida pueden estar vinculados a la ATM.

Bruxismo

El bruxismo (rechinamiento de dientes) o el apretamiento excesivo de los dientes puede dañar la articulación témporomandibular (ATM). Estos hábitos durante el día, son más fáciles de controlar y evitar, sin embargo, es difícil o imposible controlarlos mientras duerme. Es en este caso  donde está indicado el uso de férulas dentales.

Una férula (también llamado “protector bucal”) es un aparato de resina que se posiciona en boca, normalmente sobre el maxilar dentado superior o en casos donde existe ausencia de piezas dentales se posiciona en el maxilar más dentado. Existen diversos tipos de férulas dependiendo de las distintas necesidades.

La férula sirve para mantener la separación entre los dientes superiores y los inferiores, a fin de proteger las superficies dentales contra el rechinamiento. La férula también puede servir para reducir el esfuerzo en la zona afectada y para reposicionar temporalmente la articulación témporomandibular (ATM) en zona de reposo.

Uso y mantenimiento de la férula

  • Puede usarse durante el día o bien sólo durante la noche. Asegúrese de preguntar cuándo y con qué frecuencia debe ponerse la férula.
  • Debe limpiarse antes de ponerla en la boca y después de sacarla.
  • Debe guardarse en un estuche protector, fuera del alcance de los niños y de los animales domésticos, para evitar que se ensucie o se rompa.